Al base de los Cleveland Cavaliers Derrick Rose aún le resta por percibir esa cantidad de Adidas. La empresa firmó en 2012 un acuerdo por su imagen de 185 millones en 13 temporadas.

Derrick Rose cayó al abismo en el primer partido de los playoffs de 2012 frente a los Philadelphia 76ers. La rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, que le dejó fuera toda la temporada 2012-13, fue el comienzo de un vía crucis que este viernes cumplió una nueva etapa cuando Wojnarowski y McMenamin revelaron que el MVP más joven de la historia meditaba retirarse del baloncesto. “Está cansado de lesionarse. Eso se está cobrando un alto precio en lo psicológico”, declararon los dos periodistas de la ESPN. Rose lleva fuera de las pistas desde el pasado 7 de noviembre por una lesión en el tobillo y se encuentra alejado de la disciplina del equipo.

Abandonar la Liga sería un torpedo directo contra su economía. Al base, que se enroló con los Cavaliers este verano por una temporada y el mínimo de veterano (2,1 millones de dólares), todavía le restan siete temporadas de su acuerdo con Adidas. O lo que es lo mismo, le quedan aún por cobrar 80 millones de dólares. Rose y la empresa alemana firmaron un acuerdo en febrero de 2012 por 185 millones repartidos en 13 años. Una extensión sin precedentes en la época con un techo de 260 millones gracias a diferentes bonus: MVP de las Finales, líder en anotación, titular en el All Star… Una cantidad astronómica que Adidas se ahorraría si el point guard se retira. Según la ESPN, la marca está “absolutamente” protegida por las cláusulas de salida escritas en el acuerdo.

Acuerdo Adidas-Rose

Incluso sería una decisión que daría cierta paz a Adidas: Rose no ha vuelto a ser el mismo desde ese partido contra los Sixers y a pesar de que su nivel está muy lejos de aquella estrella reluciente, la compañía no tenía más remedio que pagar temporada tras temporada. Un mal negocio que hace apenas cinco años parecía una ganga. No se veía un jugador así en décadas y Adidas se lanzó sobre él nada más ser elegido como número uno por los Chicago Bulls en 2008: un millón por cada una de sus primeras campañas de la NBA. Un lapso en el que Rose se convirtió en el MVP más joven de siempre (2011) y que precipitó la extensión de su relación en 2012. Antes de entrar en una guerra de pujas, la empresa de las tres rayas movió ficha hasta esos 185 millones.

“Estamos muy entusiasmados por extender nuestra asociación con Derrick Rose. Es un gran socio, cuya humildad, compromiso con la comunidad y juego es una combinación perfecta para Adidas”, señaló un ejecutivo de una marca que necesitaba un rostro potente para hacer ampliar su 4,7% de cuota de mercado ante la gran bestia: Nike y su 92%. Una jugada arriesgada que, pase lo que pase y a pesar de contemplar con tristeza la caída de un coloso, ha salido cruz.

 

Fuente: AS Deporte