Los Cleveland Cavaliers vencieron a los Charlotte Hornets y suman su séptimo triunfo consecutivo. LeBron James: 27 puntos, 16 rebotes y 13 asistencias.

No descubro nada cuando digo que LeBron James es uno de los mejores jugadores de siempre en la NBA. Máximo anotador en la historia de los Playoffs (6.163), es séptimo en el ránking de la Regular Season a tan solo 672 puntos de los 30.000 gracias a los 27 cosechados esta madrugada en la victoria de los Cleveland Cavaliers frente a los Charlotte Hornets (100-99). Fueron tantos vitales en una nueva exhibición de liderazgo, potencia y recursos que le llevaron al 57º triples-doble de su carrera, el segundo en lo que llevamos de curso, con esa cifra de anotación más 16 rebotes y 13 asistencias. Si añadimos los tres tapones que puso en los 40 minutos que estuvo en pista, tenemos un triple-doble no visto desde hace treinta años, cuando Larry Bird les infligió a los Washington Bullets 30 tantos, 17 capturas, 15 pases de canasta y tres chapas. Cinco años antes, el 33 verde hizo algo semejante. Solo El paleto de French Lick y James han alcanzado esa cima. Y el de los Cavs apunta directo a su compañero en este viaje: está a solo tres triples-dobles de superarlo en la sexta posición de la lista histórica.

Cavaliers-Hornets

Con la confusa ausencia de Derrick Rose, los Cavs saltaban a la cancha del Quicken Loans Arena con el objetivo de no pisar el freno. Tras la crisis de principio de temporada, y con más ganas que buen juego, la franquicia de Ohio enlazaba siete triunfos seguidos. La octava estaba en su mano, pero no era sencillo: los Charlotte Hornets son un equipo pesado. Son un incordio con velocidad, múltiples soldados desde la línea exterior y rookies muy interesantes como Monk y Bacon. Además de contar con Kemba Walker y la nueva versión de Howard. El pívot no anotaba tanto (15,2) desde la 2014-15 y no reboteaba (12,9) igual desde su última campaña en Orlando… hace ya cinco años. Casi nada. Y aún queda la reaparición definitiva de Batum. El francés regresó a las canchas hace solo cinco partidos por una lesión en el codo, una dolencia que le ha vuelto a dejar fuera. Se especulaba con un nuevo retorno en Ohio, pero finalmente se quedó fuera.

Estos ingredientes fueron suficientes para mantener a raya a Cleveland durante casi todo el partido. Calderon fue titular por tercera vez consecutiva con los Cavs. Los de Steve Clifford llegaron al descanso con ventaja (54-57) y la sensación de que solo con soplar un poco más el triunfo viajaría a Carolina del Norte. Pero los de Lue resistieron como pudieron. Aguantaron en el chaparrón de Howard (20), Marvin Williams (17), Kidd-Gilchrist (17) y Walker (15) con las reacciones de J. R. Smith (16) y James. A falta de 210 segundos para el final, Kidd-Gilchrist puso el +5 (93-98), pero los Hornets se quedaron secos. Nervios, fallos desde el perímetro dejaron con vida a la ballena y esta se sacudió: cinco tantos seguidos de LeBron más un tiro libre de Smith puso una ventaja final que ni Lamb ni Walker, con sendos triples en la última jugada del partido, pudieron voltear. Con este triunfo, LeBron está 27-1 contra los Hornets desde que Michael Jordan se hizo con el control de la franquicia.

 

Fuente: AS Deportes